Yuniel Doble Ponce, Matanzas

 - 
Cita:
1. mayo 2020

La creación de centros de aislamiento fue una de las medidas tomadas por nuestro gobierno contra la pandemia de Covid 19. El objetivo es ofrecer la posibilidad de aislar a las personas que puedan tener la enfermedad o que hayan estado en contacto con personas que hayan dado positivo. Cada centro cuenta con personal médico formado por médicos y enfermeros. También hay microbiólogos para el tratamiento de las muestras y personal responsable de la esterilización de los locales y otros trabajos básicos en el lugar.

Mi experiencia como voluntario en el centro de aislamiento de la Universidad de Matanzas fue un maratón de emociones. Me pidieron ayuda. Al principio tenía mis dudas y me llevó unas horas decidirme. Pero yo lo veía como mi deber, como hombre y como cristiano. Así que estuve de acuerdo. El trabajo fue bastante duro. Somos 4 voluntarios que son responsables de 31 pacientes. Nuestras tareas son distribuir comidas, desayunos, almuerzos, meriendas, lavar los utensilios, limpiar el local, desinfectar las superficies, cambiar las sábanas, toallas y mascarillas, distribuir artículos de cuidado personal, atender las quejas y otras tareas - todos los días durante 14 días.

Al principio estaba orgulloso de haber contribuido a la crisis. Entonces estaba bastante agotado y a veces lleno de miedo, especialmente cuando recibimos los resultados de las pruebas. ¿He dado "positivo"? En este momento de tanta tensión, había decidido no informar a mi familia de mi decisión debido al delicado estado de salud de mi madre. Así que sólo tenía el apoyo de mis hermanos y hermanas con sus oraciones y sabía de la protección del padre celestial.

Ahora estoy esperando los resultados de mi prueba en un centro de aislamiento para médicos y voluntarios. Aquí soy el paciente en cuarentena y miro hacia atrás con gratitud a los 14 días de servicio en esta crisis.

volver
crossmenuchevron-down Scroll Up